Pages

01 diciembre, 2010

Canapino x Canapino, años atrás

Esta columna de Alberto Canapino hablando sobre los primeros pasos de su hijo Agustín en el automovilismo, salió publicada en la revista SóloTC N°62 del 26 de febrero de 2008, en la sección “En ascenso” dedicada al joven arrecifeño, que por entonces debutaba en TC Pista. Vale la pena leerla, porque esto es lo que pensó el proyectista hasta hace unos días atrás… Ahora, ya no tiene más temor a que el chico no alcance el éxito.

No es fácil el éxito (por Alberto Canapino)
Yo soy el responsable de que mi hijo no haya arrancado antes. Y no pasa por el riesgo que tiene este deporte, porque prefiero que se saque las ganas de andar fuerte en un autódromo y no que cometa un grave error en la calle, por eso no me desespera la condición de “alto riesgo” que impone esta práctica. La realidad es que siempre estuve negado a que él fuera piloto porque sé muy bien lo difícil que es lograr éxitos en el automovilismo y no me gustaría que mi hijo se lleve frustraciones. En Argentina hay quince mil pilotos y todos quieren llegar a correr en TC o TC200; teniendo en cuenta esta estadística ya de por sí es muy difícil ser exitoso. Por eso hubiese preferido que esté metido en esto pero de la misma manera que yo, como preparador. Ahora Agustín ya es grande y es hora de que se dé cuenta solo. El tiempo me dará la razón o no. Más allá de todo eso debo admitir que me sorprendió su participación en la Copa Megane al igual que sus primeros pasos en TC Pista. Quizás soy más exigente con él que con los demás pilotos, pero eso tiene que ver con que con Agustín me puedo meter en temas que con los demás no están a mi alcance.

No hay comentarios: